La imagen juega un papel muy importante a la hora de comunicarnos con un público, siendo esta la principal herramienta no verbal para darse a conocer ante los demás.

La manera en la que una persona se viste transmite información sobre sí misma y, por supuesto, comunica determinados aspectos de su personalidad. Es una herramienta de expresión y se usa para darse a conocer.

Con una buena imagen se puede vender una mala idea y en contraste con una mala puede ser complicado vender una buena idea. En la comunicación política, la imagen es fundamental para transmitir congruencia y reforzar el discurso.

A diferencia de los personajes no públicos, los políticos, utilizan la vestimenta, no para expresar su personalidad, sino para proyectar y reforzar su discurso y generar empatía con su audiencia.

Dado a lo anterior, un líder perfecto siempre debe de adaptar su imagen a su discurso para lograr congruencia entre lo que dice y cómo se ve, para así generar un feedback positivo por parte de quienes le rodean.

Seguir leyendo