Todos hemos experimentado estrés más de una vez en nuestra vida, sin embargo cuando estamos en tiempos de crisis es diferente al presentarse con más frecuencia y en niveles superiores al común.

Una crisis es por definición una situación grave y decisiva que pone en riesgo el desarrollo de un asunto o proceso. Hoy en día enfrentamos: la propagación del COVID-19, el debilitamiento de la economía del mundo y país, e incluso crisis emocionales para algunas personas.

Ante tal panorama todos nos sentimos estresados, lo cual es normal, pero debemos cuidar que éste no afecte nuestra salud, no sature nuestra mente y sobretodo no dañe nuestra relación con los demás. Les compartimos algunos consejos para combatirlo:

 

– Enfrenta la nueva cotidianidad: estar en casa. Crea tu propia rutina, eficientiza tu tiempo, prioriza actividades ¡al terminar el día te sentirás satisfecho y productivo!

– Mantente informado, no saturado. Mantenerse informado no significa seguir las noticias minuto a minuto. Dedícale un momento en el día para informarte, un exceso de información paraliza y rebasa a cualquiera, podría hacerte conectar con la impotencia y provocarte más estrés.

– Reuniones web con familia y amigos. ¡No estás solo en esto! Escucha cómo están llevando los demás su cuarentena, compartan tips y actividades. Recomendación: no pases toda tu reunión hablando del COVID-19 ¡Despeja la mente! Busca formas de pasar un rato ameno en estas reuniones: recuerda buenos tiempos, ríete, ten charlas casuales o anímate con algún juego virtual.

– Comunícate asertivamente: consiste en expresar de sentimientos y pensamientos de forma directa y apropiada sin violar los derechos de los demás. Hay sentimientos y emociones que tienes que compartir para descargarte mentalmente ¡hazlo! pero sin ofender o culpar a los demás. Evita imponer tu opinión, todos tenemos distintas perspectivas.

– No te tomes nada personal, todos estamos estresados, en crisis y con humores cambiantes. Hay situaciones en las que alguien hace o dice algo y no tiene que ver contigo ¡Olvida ese delirio de persecución! Vivamos nuestra cuarentena en paz con los demás.

– Actívate, haz ejercicio o simplemente muévete más. Al ejercitarte el cuerpo libera endorfinas, que son conocidas como la hormona de la felicidad y ésta hace a un lado a las hormonas de cortisol, las provocadoras del estrés.

– Mantén una buena alimentación, si escogemos alimentos saludables, podemos aliviar la tensión, estabilizar el azúcar en la sangre e ir eliminando el estrés. Alimentos como el aguacate, la naranja, limones y avena, tienen ciertos nutrientes que disminuyen el estrés en contraste con los azúcares, grasas y cafeína que lo potencian.

– Duerme tus 8 horas diarias, vale la pena desconectarse del celular 2 horas antes de acostarse. No te intentes dormir leyendo malas noticias, escucha música relajante, lee algo interesante, a algunas personas les ayuda bañarse antes, piensa en cosas agradables. Si tienes pendientes, escríbelos para despejar la mente e irte a la cama sin ninguna preocupación.

– Practica técnicas de relajación. Éstas te ayudarán a disminuir el estrés físico que sentimos en algunas partes del cuerpo. Existen muchísimas y puedes encontrar guías en internet. Algunas son la respiración consciente, estiramientos, masajes, aroma terapia, etc.

 

No te preocupes por el estrés, ocúpate para combatirlo, pues el estrés no pasa solo y menos en estos tiempos de crisis. De ti depende como sales de esta cuarentena, aprovecha tu tiempo y no permitas que el estrés no te deje aprovechar las oportunidades que se pueden presentar durante este tiempo.

Seguir leyendo